Abreu es exaltado al Salón de la Fama de los Filis

Publicado el 05/08/2019
Por Prensa LVBP / Prensa Leones

El eterno caraquista sigue siendo una de las principales referecias y representante del beisbol venezolano.

Bob Abreu fue honrado el pasado sábado por los Filis de Filadelfia, antes del partido contra los Medias Blancas de Chicago, develaron una placa con su nombre en la Pared de la Fama de la franquicia. Durante la ceremonia, realizada en el Citizens Bank Park, el jardinero y bateador zurdo estuvo acompañado por varias leyendas del equipo.

Abreu jugó con los Filis desde 1998 hasta 2006 y todavía aparece segundo en boletos, cuarto en dobles, séptimo en extra bases y bases robadas, décimo en carreras, undécimo en jonrones y remolcadas, y decimocuarto en hits en los registros de la franquicia de Filadelfia.

Su promedio vitalicio de bateo es de .303 en 4.857 turnos repartidos en 1.353 juegos, el quinto average más alto en la historia cuáquera, mientras que su porcentaje de embasado (.416) es el cuarto mejor de cualquier jugador durante su carrera con los Filis y el OPS (.928) el segundo de la organización.

Todas esas estadísticas las construyó Abreu después que fuera cambiado por Tampa Bay en 1998, poco después de ser seleccionado desde Houston en el draft de expansión.

“Le doy crédito a Ed Wade”, dijo Abreu, sobre el antiguo gerente general de aquella época, en una entrevista con elPhiladelphia Inquirer. “Fue el que me trajo aquí en 1998. Creyó en mí y me dio la oportunidad e jugar a diario, que era lo que estaba buscando. Quería estar en el terreno cada día. Todo el crédito va para Ed Wade”.

Pese a su rendimiento, Abreu fue cambiado durante la fecha límite de 2006 a los Yanquis de Nueva York. La gerencia, que encabezaba Pat Gillick, aseguró que necesitaba “cambiar la mezcla” del equipo”, para hacerlo más competitivo. Dos años más tarde, Filadelfia ganó la Serie Mundial.

Abreu no guarda rencor y aseguró que celebró en su casa aquel triunfo, según el reporte del Inquirer.

“Tengo muchas emociones sobre 2008”, destacó Abreu. “Sé que ellos construyeron un equipo para ganar un campeonato y algo que pasó en años anteriores. Sé lo mucho que se esforzaron mis compañeros. Estoy muy contentos por ellos. Sé que no fui parte de eso, pero en mi corazón sí. Soy un pelotero de los Filis y un miembro de su familia”.

Con su exaltación al Salón de la Fama de los Filis de Filadelfia, el eterno caraquista sigue siendo una de las principales referecias y representante del beisbol venezolano. 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD